Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Chueca’ Category

Llevábamos tiempo a la caza  de este restaurante y por fin, después de mucho insistir, encontramos mesa para poder cenar aquí.  Será por su situación en una calle que se ha renovado y que cuenta con locales muy interesantes (c/ Barquillo), por su ambiente caribeño y moderno, por sus cócteles de ron o por su cocina latinoamericana, pero siempre que paso por ahí La candelita está de lo más concurrida. 

El espacio se divide en tres ambientes: la barra en la entrada, de la que destacan las más de 50 marcas de ron y la variedad de cócteles caribeños (mojitos y daiquiris de varios sabores, pisco sour, etc.), una zona lounge y al fondo el salón, en el que conviven los sabores de Venezuela, Colombia y Perú. Sabores tradicionales presentados aquí en “formato deluxe”, como dicen ellos.

La lima, el ají, el rocoto (pimiento picante) o el cilantro acompañan a los ceviches, chupes, arepas, carnes y pescados. En su carta ofrecen también medias raciones, menú a mediodía (12 €) y brunch los domingos (22 €). Todo ello con el fin de dar a conocer una cocina todavía poco popular en España.

Para abrir boca nos sirvieron este estupendo gazpacho de cereza como aperitivo…

Después, nos decantamos por dos platos de pescado como entrantes. Un ceviche con coco (en realidad ceviche de corvina con leche de coco, lima y ají), que debe ser el plato estrella porque lo vimos servir en casi todas las mesas, y no me extraña, estaba buenísimo. También pedimos el tiradito candelita. El tiradito es una especie de sashimi peruano, solo que marinado con ají, lima y mango. Picaba, pero no en exceso y el contraste con el dulzor del mango le daba un toque delicioso. Todo ello acompañado por unos sabrosos pisco sours.

Elegimos pescado de entrantes, porque entre la oferta de segundos prima la carne: cinco platos de carne frente a dos de pescado. Y todos nos decantamos por la carne: asado negro (buey dorado en caña de azúcar), chicharrón (cerdo horneado, con salsa de tamarindo, gengibre y ensalada de cítricos), ropa vieja (carne de buey, frijoles, plátano  frito, queso y arroz) y polvorosa de pollo (pastel relleno de pollo, tomate y alcaparras). Los que más me gustaron fueron los dos primeros, pero todos estaban muy buenos. Aunque he de reconocer que no me encantaron tanto como los entrantes.

Con los postres me volvieron a conquistar. Pedimos tarta de chocolate y tarta de queso (crema, queso criollo y guayaba) que estaba tremenda.

Fuimos con una oferta de El tenedor y menos mal, porque los piscos subieron bastante la cuenta.

De todas maneras, aunque no es barato (es lo que tiene la zona, el local, el “formato deluxe” y la coctelería), la experiencia merece la pena. El local es muy bonito, los camareros atentos y la comida muy interesante.

La Candelita
Calle del Barquillo, 30
Teléfono: 915 23 85 53
www.lacandelita.es

Read Full Post »

Después de ver esta foto, ¿hace falta que explique qué vas a encontrar aquí? Pues como ves, setas, setas y más setas. Bueno… y alguna cosa más.

El cisne azul es un local pequeño, de los que podemos llamar “castizos”  y que se esconde en el barrio de Chueca. Es uno de esos bares de los de toda la vida, de los que mantienen la misma decoración que cuando abrieron y que congrega tanto a los parroquianos como a los hipsters del barrio. Como se aprecia en la foto, la barra y unas cinco mesas forman todo su espacio. Lo que significa que se llena enseguida y es difícil encontrar hueco.

Como decía, la especialidad son las setas. En la carta podemos encontrar cerca de una veintena de especies: boletus, níscalos, trompetas de la muerte, senderuelas, setas de cardo, enokis, tricolomas, perretxicos… Solas a la placha o con foie, con queso, en revuelto, con marisco, etc. Se me hace la boca agua sólo de pensarlo.

En esta ocasión pedimos unas chantarelas (o rebozuelo) y unas lentinus (setas de chopo) con foie. De textura muy diferente cada una, pero ambas deliciosas, sobre todo las lentinus.

Chantarella

chantarella

Lentinus

lentinus

Además de las setas probamos una ración de flor de calabacín ya que es un plato ligado a estos contextos micológicos. No lo había probado nunca y la verdad es que me gustó pero no me entusiasmó. Me supo igual que tomar calabacín a la plancha y no sé por qué me esperaba otra cosa.

Si te gustan las setas pero no tanto como para una comida temática, puedes encontrar también ensaladas (las típicas o de pamplinas o collejas), embutidos, quesos, morcilla, huevos con trufa y carne; especialmente carne de buey, la otra especialidad de la casa.

Como única pega señalaría el precio. Las raciones de setas rondan los 15 – 20 €, las carnes los 16 -18 €. Y como ya he avisado, el tamaño del bar. O vas temprano o no encontrarás espacio.

El cisne azul
Calle Gravina, 19

Fotos: Punt / vipgourmet.com

Read Full Post »

¡Qué difícil es encontrar un restaurante mexicano decente! Ya lo he comentado en otras entradas, pero es que me indignan los locales en los que todo sabe igual y en cuya carta siempre encuentras los mismos platos insípidos. Por no mencionar que son idénticos hasta en su decoración abigarrada y nunca sabes dónde has entrado realmente.

Por eso encontrar este local, Chirrión, en una calle en la que además abundan este tipo de pseudo mexicanos me ha dado tanta alegría que tenía que compartirla con vosotros. He de comenzar diciendo que su carta tampoco es la más original del mundo, ni sus sabores son los del Entre suspiro y suspiro (posiblemente mi favorito en Madrid), pero por suerte sus precios tampoco.

Para empezar es un local amplio, con una decoración sencilla y moderna donde, por suerte, no encontrarás ni máscaras, ni sombreros charros, ni copias de retratos de Frida Kahlo. Aunque eso sí, de la matraca de Maná es imposible escapar. Algo tenía que tener… La carta, como decía, no ofrece platos muy diferentes a los habituales, pero al menos el paladar nota con satisfacción la diferencia entre uno y otro.

Como entrante (o “antojitos”) encontramos los omnipresentes nachos, guacamole, quesadillas o tacos. Pero también flautas (tortillas de maíz rellenas de pollo, fritas y bañadas en salsa verde), tostada vegetariana o de pollo, queso chihuahua fundido o gringas (tortilla de trigo rellena de pastor -cerdo-, queso gratinado, piña y cilantro).

Nos habían recomendado los tacos, pero como queríamos probar más cosas, sólo elegimos dos. Así que optamos por el de rajas (un pimiento mexicano picante) con crema y el de mole poblano (que lleva una mezcla de pollo, con distintos chiles y chocolate). Ambos estaban buenísimos.

tacos

Seguimos con los tamales, por los que siempre he sentido curiosidad y nunca había llegado a probar. Los tamales están formados por una masa de maíz rellena de verdura o carne, y que se preparan envueltos en hojas de maíz que se hierven o se cocinan al vapor. A la hora de tomarlos, hay que retirar el envoltorio de maíz. El resultado no es tan sabroso como esperaba, quizá por la masa de maíz que me pareció un tanto sosa, pero no estaban mal.

tamales

Lo mejor llegó al final. Además de todo lo anterior, como platos fuertes podemos encontrar sopas, ensaladas, las clásicas fajitas, enchiladas o burritos, así como raciones de nopales (ensalada de cactus), de cochinita pibil (cerdo especiado al horno), tinga de pollo (pechuga de pollo con chorizo, cebolla, tomate y chile), “villamelón” (mezcla de ternera, chorizo y corteza de cerdo), molcajete (un mortero  de piedra volcánica en el que presentan la carne elegida con aguacate, cebolla, queso y salsa al gusto) o alambres con distintos rellenos. Nosotros probamos este último preparado con pastor (carne de cerdo). El alambre es una carne preparada a la plancha, que se sirve con cebolla, pimiento, tomate y queso fundido. Fue el plato más sabroso de todos.

alambre pastor

De postre, unas crepas de cajeta (la cajeta es una salsa similar al dulce de leche pero elaborado con leche de cabra, en lugar de leche de vaca). Otras opciones caseras para los más golosos son el flan, la tarta de tres leches (condensada, evaporada y nata), la tarta de maíz, helados o sorbetes.

crepas de cajeta

Si la comida era sabrosa, la decoración se apartaba de los tópicos y los camareros (todos mexicanos) atentos, sólo me quedaba comprobar la cuenta. Y hasta esto me gustó, comimos por menos de 20 € por cabeza, tomando incluso margaritas. Nada mal en estos tiempos, ¿no os parece?

Chirrión
Calle Augusto Figeroa, 32
Teléfono: 91 521 53 80
www.restaurantechirrion.es

Read Full Post »

Mira que llevaba tiempo escuchando maravillas de esta pastelería y con ganas de encontrarla y hace unos días, por casualidad, me encontré ante la puerta de la famosa Mamá Framboise. Así que no pude evitarlo y entré.

Lo primero que llama la atención es la sencillez de la decoración y la luminosidad del local. Ambientada en la campiña francesa, Mamá Framboise se viste de madera y colores claros. A pesar de lo acogedor que resulta la mezcla de las mesas de forja, con los distintos estilos de las sillas e incluso con la nota de color que aporta el papel de la pared principal, todo el protagonismo se lo lleva el color del mostrador. Tartas, tartaletas, pasteles, bollería de todo tipo, galletas de jengibre… Un placer para los sentidos.

Mamá Framboise se presenta como la primera boulangerie/pâtisserie de Madrid. Es decir, una panadería/pastelería de alta calidad, en la que las recetas tradicionales dan la mano a combinaciones imaginativas e ideas originales. Como los shots, pequeños vasitos en los que podemos probar los sabores de las tartas para así poder decantarnos por una u otra antes de comprar la tarta entera. Una buena idea, porque ¿cuántas veces hemos comprado una tarta porque nos entraba por los ojos y luego no nos ha gustado demasiado? De esta manera seguro que acertamos.

Entre sus especialidades se encuentan los grignotines, crujientes trocitos de chocolate con toffee y láminas de almendra tostada y caramelizada, y el kouglof, un bizcocho elaborado a partir de masa fermentada, con nueces, naranja confitada y trocitos de chocolate. De este último puedo dar fe de que está delicioso. Y eso que lo pedí con dudas porque a mí la mezcla naranja-chocolate no acaba de convencerme. Pero reconozco que el kouglof me ganó desde el primer bocado.

Además de pastelería es también salón de té, por lo que podemos encontrar una deliciosa selección de tés, cafés, chocolates, granizados de frutas y, por qué no, vino o champagne.

Para los menos golosos  o los que eligen comer aquí también hay productos salados: ensaladas, bocadillos, quichés, tablas de quesos o platos de jamón o salmón. Dulce o salado todo se puede pedir para llevar.  En cuanto a los precios, como puedes imaginar la calidad se paga, pero no en exceso. Las tartaletas cuestan 3 €, las tartas para seis personas, 16 €, el shot, 1,20 €, bocadillos y quichés desde 3,95 €, bizcocho de la abuela 15 € (la rebanada para desayunar o merendar, 1 €)…

Aunque yo he tardado en conocerla, Mamá Framboise es un secreto a voces en Madrid y por lo que cuentan está siempre lleno.  Las mesas se comparten a la manera francesa, pero si aun así no encuentras un hueco, recuerda que siempre queda la opción take away. ¡No te quedes sin tu capricho dulce!

Mama Framboise
Calle Fernando VI, 23
Teléfono: 91 391 43 64
www.mamaframboise.com

Fotos: Punt/mamaframboise.com

Read Full Post »

Hace tiempo que el Mercado de San Miguel se rehabilitó y dejó de ser un mercado al uso. Sigue teniendo puestos de venta al público, pero estos han cambiado el público objetivo al que se dirijen. Pasó de ser un “mercado de barrio” a ser un “mercado sibarita” con puestos de delicatessen y bares con pinchos de diseño, ostras y otros manjares. Siguiendo esta fórmula, en agosto de este año se reabrió el Mercado de San Antón.

Ubicado en pleno corazón de Chueca y tras más de 5 años de obras, el mercado contiene gran variedad de puestos en las tres plantas que forman el edificio. En la primera planta hay carnicería, pescadería, puestos de fruta y verdura, fiambres y quesos y algún bar también. En la segunda es donde se encuentran casi todos los bares del mercado. Y en la tercera, un restaurante y una terraza.

Los puestos de comercio de la primera planta no son muy recomendables para hacer la compra diaria, sino más bien para darse algún capricho. De hecho, algunos vecinos de la zona se han quejado de eso: antes podían ir a hacer la compra y ahora los precios son prohibitivos. Punt ha probado las hamburguesas de Hamburguesa Nostra y están muy buenas, pero no son baratas. El puesto de quesos que hay al lado (La charcutería de Octavio) es también de capricho.

En cuanto a los puestos/bares del segundo piso, hay de todo: gallego, japonés, navarro… incluso tienes puestos de zumos y pastelerías. En total habrá unos ocho o diez puestos que ofrecen tal variedad que es imposible que alguno no te guste. De los puestos que Punt ha probado destacaríamos sin duda el navarro Puturrú de Foie especializado en foie (quién lo diría). No dejes de probar los conos chocolate con foie, parece que la combinación podría ser un poco extraña, pero tiene un sabor sorprendente, una delicia. Otro puesto que resaltamos es la marisquería Sabores del Mar con sus buenas ostras -gallegas y francesas-, zamburiñas, pulpo…

Del resto de puestos, nos hemos quedado con ganas de probar el japonés Sushi Market por la pinta que tenían los nigiris entre ellos el de erizo de mar y Gusto dell”Accademia con sus focaccias.

En la última planta hay un restaurante y una terraza La cocina de San Antón del grupo Cinco Jotas. El restaurante tiene como peculiaridad que puedes llevar la carne o el pescado que hayas comprado en los puestos de la planta baja y ellos te lo cocinan (siempre con petición previa). Es un espacio amplio que se funde con la terraza, sobre todo en verano. Este restaurante ha pasado a formar parte de nuestra lista de pendientes. Cuando lo probemos os lo haremos saber.

Para finalizar, tan solo comentar que en cuanto al precio no es un sitio barato. Sobre todo porque aunque los precios no son exorbitados, si tomas un pincho aquí, otro allá y además los acompañas con una cerveza o un buen vino en cada uno de ellos, la cuenta final se dispara. De todas formas es un sitio que recomiendo aunque solo sea para pasar a verlo y tomarse algo.

Mercado de San Antón
Calle Augusto Figueroa 24

Read Full Post »