Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Suiza’ Category

La fondue de Tell lleva años guiñándome un ojo cada vez que paso por delante de su puerta, pero no ha sido hasta hace unos días que he decidido darle una oportunidad. Como buen restaurante suizo, su especialidad son los quesos y, en concreto, la fondue. Tanto es así que las distintas variedades de este plato conforman la mayor parte de la carta.

La fondue es una comida típica del norte de los Alpes. Inicialmente era el modo en el que los pastores derretían los trozos de queso duro que llevaban consigo y obtenían una comida caliente en las montañas. Posteriormente derivó en el plato tal como lo conocemos hoy en día.

La más conocida es la fondue de queso, en la que se derrite una mezcla de quesos (Emmental, Gruyère, Vacherin, Comté…) en una olla y los comensales, con ayuda de unos pinchos largos, introducen trozos de pan. Otro tipo es la de aceite, en la que lo que se cocina son trozos de carne que se sumergen en aceite caliente. Para los más golosos la fondue de chocolate,  donde se mezclan trozos de frutas con chocolate fundido. Éstas son las recetas básicas, explicadas de manera simplificada, en La fondue de Tell puedes encontrar diferentes variantes, tanto en su versión salada como dulce.

Sin embargo, como este plato ya lo conocíamos, nos decantamos por otra especialidad suiza muy similar: la raclette. Por un lado, raclette es un queso de vaca de la región de Valais; por otro, es un plato típico de esta región, basado en este queso local. Si en la fondue se derrite el queso en una olla, en la raclette el queso se funde acercándolo a una fuente de calor (antes a las brasas, ahora mediante una parrilla eléctrica). El queso acompaña a patatas cocidas y a embutido. Además, para refrescar el paladar se sirve con encurtidos, tomate, fruta y kirsch, un aguardiente de cerezas que facilita la digestión.

En este local se pueden degustar dos tipos de raclette (con o sin embutidos) y, como ya hemos dicho, numerosas variantes de fondue (con queso, con champiñones, a las finas hierbas, al curry…). Aunque son las especialidades de la casa, la carta propone también entrantes (como ensaladas, foie, quiche, cecina o carpaccios) y algún plato de carne (filet mignon, emince de ternera, magret y confit de pato). Nosotros la acompañamos por una “Manzana Tell”: ensalada de manzana, arenque y remolacha.

Tanto la fondue como la raclette son platos para compartir y bastante contundentes. Si después de darles cuenta, aún te queda espacio para el postre Tell te recomienda sus postres caseros: apfelstrudel, tiramisú, helados artesanos, surtido de quesos, amén de fondues de chocolate. Nuestra elección, más por gula que por hambre, fue el apfelstrudel (tarta de manzana).

Si los tres platos estaban estupendos, merece también la pena destacar el buen hacer del personal. Atentos, pacientes al explicar las diferencias de los platos y cómo tomarlos, amables y rápidos en el servicio. Para acabar de rematar la buena sensación, la casa ofrece a modo de degustación queso suizo “Tete de Moine” (cabeza de monje). Delicioso.

Esta cocina suiza parece que nos pide frío y nieve, pero, ya que este invierno no acompaña, cualquier excusa será buena para volver a probarla.

La fondue de Tell
Calle Divino Pastor, 12
Teléfono: 91 594 42 77

Read Full Post »