Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘De 15€ a 25€’ Category

interiores-oven-88

Hola, hace siglos que no comparto nada con vosotros. La verdad es que últimamente no saco tiempo para nada. Ni para salir a comer ni mucho menos para detenerme a escribirlo. Es lo que tiene tener una baby gourmet. Qué os voy a contar. Pero venga, hoy os traigo un sitio muy apetecible y prometo hablaros en breve de otro sitio estupendo.

Esta vez vengo con un restaurante italiano bajo el brazo. Se llama Oven y tiene varios locales en Madrid y uno en Murcia.

Lo bueno de los italianos es que son lugares seguros que contentan a todo el mundo. Porque, ¿a quién no le gusta un buen plato de pasta o una pizza crujiente? En Oven la especialidad son los platos de mozzarella y burrata que presentan en forma de ensaladas. Nosotros pedimos la de mozzarela clásica. Es un plato pensado para dos personas.

2

 

Además, puedes encontar otros entrantes como carpaccio de buey, provolone o este ceviche con alga wakame. Estaba buenísimo, pero se quedó un tanto escaso para compartir entre cuatro.

3

 

Los platos pricipales no podían ser otros: pasta o pizza. Y como ya ha llegado el otoño y la temporada de setas, parece ser que a todos nos apetecía probar hongos. Así que fortuitamente nos decantamos todos por la pasta papardelle de setas y trufa, que aparece debajo y estaba muy sabrosa.

5

 

O por la pizza del bosque, con setas y aceite de trufa, que tampoco defraudó. Me encantó que la masa fuese fina y crujiente. Para otra ocasión, me reservo la de pera y trufa que es una de las más solicitadas.

4

A la hora del postre, sólo quedaban tres opciones en carta. ¿Y qué hicimos? Pues pedirlos todos, cómo no. Nos encantó el biscotti al horno (galleta de chocolate al horno con helado de stracciatella y sirope de chocolate), el tiramisú y la tarta de queso con dulce de leche.

6

Es una buena opción para ir en grupo y compartir platos. El precio medio ronda los 20-25 €. Y además el local resulta acogedor y muy agradable.

 

Oven

C/ Gran Vía, 6
Teléfono: 91 622 57 06
C/ Fuencarral, 74
Teléfono: 91 786 42 68
C/ San Juan de Ortega, 36 (Las Tablas)
Teléfono: 91 425 93 93

Oven.es

Read Full Post »

01_Chuka_MD

Desde que leí un artículo en el periódico sobre este restaurante he estado obsesionada con él. Intenté ir en Navidad pero no conseguí mesa. No me quejo, porque a cambio tuvimos la suerte de conocer El triciclo, del que os hablé hace poco, y que no paro de recomendar.

Debí de leer tarde ese artículo, porque cuando fuimos el otro día nos contaron que acaban de cumplir un año abiertos. Chuka está en la que yo llamo la calle originaria del sushi, porque cuando llegué a Madrid si querías tomar sushi terminabas sí o sí en esta calle. Creo recordar que llegó a haber cuatro restaurantes clásicos de sushi. De hecho, por si os acordáis, se ubica donde estaba el restaurante Aki.

Por chuka se conoce a la cocina china que se adaptó al gusto japonés cuando en el siglo XIX numerosos inmigrantes chinos llegaron a este país. Lo que nos presentan aquí es su visión de la gastronomía japonesa con sabores reconocibles (panceta, butifarra, berros, etc.). Chuka se presenta como comida callejera pero de calidad. Tras él está el donostiarra Rodrigo García acompañado de los norteamericanos John Husby y Lorena Mauri.

La fachada del local no invita mucho a entrar, la verdad. Una vez dentro, se reconoce la planta del antiguo Aki. Local pequeño, de ambiente informal, con la cocina vista como se lleva ahora y distribuida en mesas altas con taburetes, que me parecieron algo incómodos para estar mucho tiempo.

restaurante-chuka-ramen-bar-madrid

El ramen es el buque insignia de la casa; se sirve rápido pero se cocina a fuego lento. Sería como nuestra sopa de cocido; pues no es más que una sopa de fideos china que se adaptó al gusto japonés. El caldo puede tener distintas bases y se cocina desde 2 horas si es de miso hasta 8 horas si es de carne o pescado y se deja reposar unas 12.  A ello hay que añadirle  diferentes tipos de noodles (fideos) y de guarniciones (panceta, algas, setas, huevo…).

Sin embargo, fue lo único que no probamos. Teníamos idea de compartir todo y nos pareció un poco complicado. Además, otra de nuestras premisas era que la vegetariana del grupo no se quedara con hambre. La carta es breve pero por suerte pudimos contentarnos todos.

Para empezar nos sirvieron de aperitivo pan de gambas con hummus de edamame.

1.jpg

Seguimos con unas gyozas de edamame y miso que nos sorprendieron mucho, para bien, porque estaban bastante sabrosas.

3

Escribir una leyenda

Después, pedimos unos bao bans de shitake, cangrejo (¡ojo, que pica!), pollo y gamba, que fue los que más nos gustó, a pesar de que el picante dejó a alguno un poco k.o.

2

Este dok boki (un plato de pastelitos de arroz con calamar), que también tenía su punto picante. Y unas vieiras con ensalada de flores y encurtidos.

4

 

5

Por último, como postre, el único que ofertan. Un donut de mochi (pastel de arroz) con helado de cítrico. El contraste de sabores y temperaturas nos encantó.

6

Es interesante también destacar el surtido de cervezas y cócteles asiáticos, como shochu sour, umeshu royal, tom khallins o sisho mojito.

Lo bueno de no haber probado el ramen (entre otros platos), es que el regreso a Chuka no tiene pinta de hacerse esperar.

 

Chuka Ramen Bar
Calle Echegaray, 9
Teléfono: 640 65 13 46
chukaramenbar.com

Read Full Post »

clarita

Esta entrada tiene sus luces y sombras. Como todo en la vida, diréis. Sí. Luces porque me gustó mucho su comida (y el local, que me pareció muy bonito). Y sombras porque no era todo lo que me esperaba.

A ver, os cuento: resulta que andaba yo buscando un sitio donde poder ir con nuestra mini gourmet y estar cómodos. Que a ver, en un Madrid, dices, seguro que hay cientos de restaurantes preparados para ir con niños pequeños. Con espacio para meter tu carrito, quizá con tronas, con platos de su gusto (que tampoco es tan complicado, porque con una sopa y macarrones lo tienes resuelto), y bueno, ya para nota si hubiera cambiador en el baño!!! Pues no, no creáis que hay tantos. Así que hice una búsqueda por internet y enseguida apareció el nombre de Clarita. Los comentarios decían que era perfecto para familias con niños, que había tronas, les dejaban pinturas para entretenerlos… Y encima la carta tenía una pinta estupenda. No había duda, ¡éste era nuestro sitio!

Y aquí llega la sombra. Llegamos a Clarita y resulta que sólo había una trona (que encima ya había reservado alguien) y, por supuesto, nunca hubo pinturas ni nada con que entretener a la mini gourmet (aunque esto es lo de menos, porque íbamos cargados de juguetes). Quizá os parezca una tontería, pero nos dio un poco de bajón, porque ya que no hay tantos sitios pensados para niños, aparecimos ahí con la emoción de haber encontrado un oasis en el desierto. De ahí la decepción.

Por suerte, todo lo demás fueron luces. Había varias mesas con niños y creo que nadie tuvo la sensación de que los niños sobraban o molestaban y además el local es precioso: sencillo, mesas amplias de madera, luminoso y muy acogedor.

Restaurante_Clarita_3

Y de la comida, qué decir. Con contaros que apenas hicimos fotos porque devoramos todo…

Casi todos los platos de la carta están pensados para ser compartidos. Comenzamos con una crema de calabaza de la que no quedó ni gota. Y seguimos con una ensalada de burrata con kumato, rúcula, aceite de albahaca y sal de humo, a la que tampoco nos dio tiempo de hacer foto.

De segundo, nos decantamos por una brocheta de rape y langostinos, unos chipirones a la plancha con piparras y trigueros y también un magret de pato con puré de batata y pera al vino, a cada cual mejor.

1

2

3

Para terminar, una deliciosa tarta tatin casera y tiramisú.

Tengáis o no niños, la verdad es que merece la pena conocer este local. Y como os digo muchas veces, es mejor que reservéis antes.

Clarita
Calle Corredera Baja de San Pablo, 19
Teléfono:  91 522 80 70
claritamadrid.com

 

 

 

Read Full Post »

Después de un año abierto, una cena de amigos consigue llevarnos hasta Yakitoro el restaurante que Alberto Chicote abrió el verano pasado en el centro de Madrid. Pinta bien: local de moda, bonito, con cocina vista, raciones en forma de brochetas (fácil para compartir en grupo), cocina tradicional con toques orientales… Todos teníamos muchas ganas de conocerlo.

Me avisan que podemos reservar mesa o jugárnosla y tomar algo en la barra mientras queda mesa libre. Al final optamos por esta opción porque no teníamos claro cuántos íbamos a ser. Y no estuvo nada mal, por un lado porque apenas tuvimos que esperar y por otro, porque además de la barra, hay una zona a la entrada del restaurante en la que puedes tomarte algo tranquilamente sin sentir el ajetreo de la sala.
31En mitad del restaurante hay un par de barbacoas en las que preparan algunos platos. La sala es amplia pero hay un detalle que no me convenció. Y es que hay mesas que están muy próximas de otras y resta intimidad. Nosotros tuvimos suerte y nos sentaron en una mesa amplia, sin nadie al lado. Y estuvimos de maravilla.

Como os decía, toda la carta se concibe en forma de yakitoris (que son las tradicionales brochetas japonesas de carne o verdura). Aquí Chicote nos propone este concepto de comida informal versionando platos tradicionales españoles. Cada ración está compuesta por dos brochetas, así que para que todos probásemos todos los platos, pedimos 2 o 3 platos de cada una, según nos iba aconsejando el camarero.

Voy uno por uno. Empezamos con un ceviche de corvina, que nos encantó, y con estos dados de calabaza con miso rojo, que fue uno de los triunfadores de la noche.


5
6

Seguimos con pez mantequilla con curry rojo (muy suave) y boniatos asados (deliciosos).7 8

Y después con este pollo con papas canarias y mojo rojo y unas brochetas de tataki de atún con ajoblanco. El tataki estaba simplemente espectacular.

9 10

De postre, a cada cual mejor: (en la foto, el de la izquierda) crumble de manzana con helado de vainilla, (centro) lingote de chocolate blanco, con mango y helado de miel y (derecha) helado de vainilla con aceite de oliva, jengibre y avellanas.

11

En comparación, los postres me parecieron las raciones más pequeñas. Si lo veo como postre para una o dos personas, está bien de cantidad, pero claro, para compartir varios, creo que nos quedamos con ganas de tomar alguna cucharada más. Pero no me quejaré, con todo lo que comimos, ninguno nos quedamos con hambre.

La verdad es que todos estábamos de acuerdo en nuestras impresiones. Y mira que es difícil que todo el mundo salga contento… El local nos pareció muy bonito, la música era agradable  sin ser una molestia para conversar, el servicio fue rápido y atento, la comida nos encantó y encima nos costó menos de 20 € por cabeza.
Para repetir, sin duda.

Yakitoro
Calle Reina, 41
Teléfono: 91 737 14 41
Yakitoro.com

Read Full Post »

Desde hace año y medio la calle Ponzano se ha revalorizado en el mapa como una de las calles foodies de Madrid. Chamberí siempre ha ofrecido apuestas interesantes, pero en estos últimos meses han abierto una serie de locales que hacen de esta calle una parada obligatoria para degustar lo más selecto de la ciudad. Junto a ellos se mantienen clásicos imprescindibles como El Doble, Sylkar, La taberna de Alipio Ramos o Los Arcos a los que tampoco hay que perder de vista.

Uno de los que han contribuido a la modernización gastronómica de esta calle es la Sala de Despiece. Un local en el que choca esa decoración a medio camino entre una carnicería o pescadería industrial, pero con la cercanía de la barra de bar de barrio y la cocina abierta.

Aquí el cliente, como sucede cada vez en más baretos, elige los platos, da su nombre en la comanda y se sirve él mismo los cubiertos.

La materia prima es el referente de la cocina. En general está poco elaborada  y son las salsas las que aportan la nota diferenciadora. Muchos platos de pescadito (como las gambas con sal cajún, las navajas en ceviche, pulpo, mejillones o sardinillas), un solomillo que terminan delante de ti con soplete, mollejas con salsa de ostras y mostaza, huevos con setas o con foie, tomate en lascas… Ayy, me entra hambre sólo de pensarlo.

En esta ocasión nos decantamos por probar el solomillo tártaro, que viene presentado de manera espectacular y que después de mezclarle las salsas queda así:

Sin duda es de los mejores steak tartar que hemos probado en los últimos tiempos.

Seguimos con esta contundente burrata con pesto de rúcula y pulpa de tomate y unas navajas con bilbaína de frambuesas, que tenían un puntito picante muy rico.

3

4

De postre no había dudas porque de los dos que suelen ofrecer sólo quedaba uno: un flan de queso brie con frutos rojos. ¡Espectacular!

Ya nos los dijo (a posteriori) la camarera: “de aquí no hay que irse sin probar el postre” y tenía razón.

6

Como garito de moda que es tiene las pegas previsibles: se llena pronto, no es apto para grupos y tardan un poco en servir.

Pero está todo taaaaaan bueno. Y además no es tan caro. ¿Le vas a dar una oportunidad?

Sala de despiece
Calle de Ponzano, 11
Teléfono: 917 52 61 06
academiadeldespiece.com

Read Full Post »

¿No os pasa que cuando conocéis un local cerca de vuestra casa, del que os han hablado muy bien, con eso de que está cerca y podéis ir cualquier día, lo vais dejando y dejando y al final casi no entráis?  Pues eso es lo que me ha pasado con este nonsolocaffé. Y para mi vergüenza, porque encima me ha gustado muchísimo. Así que yo quejándome de no encontrar restaurantes italianos decentes y tenía uno cerca de casa bien interesante.

Pues bien, lo cierto es que el otro día íbamos con idea de comer en otro sitio, pero como casi nunca llamamos para reservar al llegar nos encontramos con que estaba cerrado por vacaciones. Entre que era algo tarde, teníamos mucha hambre y no queríamos pensar, decidimos entrar a nonsolocaffé que estaba muy cerca y del que teníamos buenas referencias.

El local es pequeño y queda dividido en varios ambientes: la terraza en la calle, un lounge donde desayunar o tomar una copa, un par de mesas en el pasillo para picar algo rápido y el salón, también pequeñito.

Así como digo que me gustó mucho, he de señalar que fueron muyyy, pero que muyyy lentos. Primero no tenían bastantes cartas (¡y solo había 4 mesas más!), luego tardaron en tomarnos nota y no digo ya en traer el primer plato.

Por suerte para nuestra hambre canina nos ofrecieron (y cobraron) un aperitivo a base de queso Lodigiano. Queso del municipio de Lodi, al estilo del Parmigiano pero más suave, cortado muy finito en forma de flor (al estilo del Tête de moine), que estaba muy gustoso.

Después, optamos por una especialidad del local: unos buñuelos de masa fina acompañados de embutidos italianos y confitura de arándanos. Estaban riquísimos. Al verlo me pareció un plato potente que nos iba a llenar mucho para disfrutar del segundo, pero no. Los buñuelos se deshacían en la boca y estaban muy suaves de sabor. El embutido, cortado muy finito, estaba también bastante sabroso.

 

De segundo, seguimos con un risotto de jamón ahumado y manzana y con unos raviolonis rellenos de vieiras y gambas. A cada cual más delicioso.

Vistos así los raviolonis dejan mucho que desear, pero es que como me pasa tantas veces, me lanzo a comer antes de darme cuenta de que no le he hecho la foto respectiva. Ups… Os aseguro que la presentación era mucho mejor de lo que se ve.

Este plato me desilusionó al principio porque no venían más que 4 raviolonis y 3 gambones y pensé que era el típico plato de pasta grande con el que te quedas con hambre, pero no. Tenían mucho relleno y para mi incredulidad llenaban bastante.

De postre pedimos un tiramisú que estaba muy rico, aunque para mi gusto se notaba demasiado el licor del bizcocho.

Como curiosidad, no sirven pizzas y dicen que tienen uno de los mejores desayunos de Madrid.

 

Nonsolocaffé
Calle Ríos Rosas, 52
Teléfono: 91 533 61 08
nonsolocaffé.es

 

Fotos: Punt/web nonsolocaffé

 

Read Full Post »

Hace mucho tiempo que me vengo lamentando de no encontrar buenos restaurantes italianos. La verdad es que cada vez me dan más pereza. Todos ofrecen lo mismo. Puedes ir con los ojos cerrados al 80% de restaurantes sabiendo de antemano qué te van a ofrecer. Y no hablemos de la calidad regulera… Sobre todo si pienso en las pizzas. Que levante la mano quien encuentra DE VERDAD masas o combinaciones diferentes que estén realmente buenas. Y, ¿qué me decís de los tiramisús? Pedir uno es como jugar a la ruleta rusa. La mitad de las veces son meros bizcochos con cacao que dejan mucho que desear.

Por eso, reconozco que no las tenía todas conmigo cuando decidí darle un voto de confianza a este restaurante. Pero la carta que aparecía en su web presagiaba al menos algo diferente.

Este Mercato Ballaró está especializado en platos sicilianos y del sur de Italia en general. Y, oh sorpresa, su plato fuerte no son las pizzas en horno de leña.

El restaurante está divido en dos ambientes. El de la planta de arriba, donde hay una carta más elaborada -y cara-, y el de la planta baja, con una oferta más sencilla e informal en la que se pueden pedir medias raciones. Como ya sabéis ahora vamos pegados a un carrito de bebé, así que  no había duda: planta baja.

Para empezar, la carta hablaba de empanadillas de queso siciliano y tomatitos, alcachofas fritas, embutido, sardinas rellenas… Nosotros pedimos los rollitos de berenjena y calabacín rellenos de queso ahumado y mozzarella. Para mi gusto fue el plato más soso de todos, pero aun con todo estaba bueno.

(Es una pena no poder ilustrarlo con fotos pero es que me robaron la cámara pocos días después -ains- y claro, no las conservo.)

Seguimos con uno de los que más nos gustaron: la caponata siciliana con burrata (pisto de berenjena con queso burrata) y una media ración del único plato de pasta que probamos: unos taglionis con zumo de Sicilia. Una mezcla de zumo de naranja y limón que les daba un toque amargo. Como era media ración y para compartir se dejaban comer, pero a mí me hubiese costado tomarme la ración entera.  Me gustan los sabores fuertes y ácidos, pero este era demasiado amargo.

De segundo huimos de la pasta y nos decantamos por el tartar de atún, que llegó con la yema entera para que el comensal la rompiera y mezclara con la carne, carrillada de ternera y el mixto frito (una selección de la típica fritanga de la región: panelle-tortitas de garbanzos fritos-, cazzille-croquetas de patata y menta- y arancinette -bolas rellenas de arroz-). Me encantaron las arancinettes y las croquetas, pero es un plato que llena muchísimo.

Y ahora es cuando lamento de veras no poder mostraros fotos de los postres. Porque no solo entraban por la vista, sino que encima estaban todos muy buenos. Empezando por el tiramisú que en este caso fue un acierto, la panna cotta de frutos rojos, una tarta de queso con mermelada tomate que estaba muy rica y una tarta de chocolate con naranja amarga que no le iba  a la zaga.

Supongo que tendré que volver. Aunque sea para haceros unas fotos y que lo podáis ver, ¿no?

Mercato Ballaró
Calle de Santa Engracia, 24
Teléfono: 91 310 16 18
mercatoballaro.com

Read Full Post »

Older Posts »